Logo_Baner

Estructura del Centro

Contacto

Index1

 

El Centro de Estudios Globales y de Alternativas para el Desarrollo de México (CEGADEMEX) de la Facultad de Economía de la UNAM es un espacio académico desde el que se promueve y convoca el análisis y el estudio de las perspectivas de inserción de México en el complejo proceso de la globalización internacional de las economías.


El proceso globalizador

El proceso secular de globalización contemporáneo –que abarca las últimas tres décadas- se ha definido como una consecuencia de avances muy notables en las ciencias y las tecnologías (la revolución en la informática y las comunicaciones) que permitieron la internacionalización de los procesos económicos, sociales y culturales, aunque el proceso es más bien el producto de una conjunción compleja de múltiples determinaciones orientadas por la fuerza conductora de la política.

El resultado es que la globalización de los mercados de capitales, de divisas y de derivados, a partir de finales de la década de los años setenta, inauguró una nueva era del capitalismo, donde apareció en todo el mundo un capital flotante no atado a ninguna producción ni a ninguna nación en particular. En la década de los ochenta y, más aún, a partir de la caída del socialismo real y la desintegración de la Unión Soviética en los noventa, la globalización fue adquiriendo cada vez más las características de lo que se sintetiza como el Consenso de Washington: las fuerzas del mercado han de conducir el grueso de las decisiones sobre asignación de los recursos, acumulación de capital y progreso tecnológico; mientras que al Estado sólo corresponde el cuidado del equilibrio de las variables macroeconómicas y del Estado de derecho, flexibilizar el mercado del trabajo y liberalizar los flujos internacionales de capitales, bienes y servicios.

Esta forma de globalización partía del supuesto de que todas las naciones del mundo convergerían en un modelo con aspectos culturales que se pretenden universales (el interés individual, la conducta empresarial racional y maximizadora y la búsqueda de la riqueza) y en las teorías neoclásicas de la economía.

Sin embargo, la realidad económica mundial evidencia que el tipo de globalización que se sigue no tiende a la convergencia en el bienestar entre las naciones ni a su interior y, por el contrario, pone de relieve la permanencia de viejos problemas y el surgimiento de nuevos desafíos: la persistencia de la pobreza masiva, la polarización fractal en la distribución del ingreso, el crecimiento exponencial de los flujos migratorios, el daño medioambiental del planeta y un frágil equilibrio geopolítico.

 

México en la globalización.

 

Con motivo de la crisis de la deuda pública externa en 1982 y ante la necesidad evidente de estabilizar las variables macroeconómicas y de eficientar el aparato productivo, desde el gobierno federal se decidió emprender un cambio estructural en los términos definidos años más tarde como el Consenso de Washington.

            El nuevo modelo de desarrollo orientado hacia el crecimiento del mercado externo permitió que México experimentara una rápida inserción en los mercados internacionales y que las exportaciones aumentaran, durante los años noventa, a tasas superiores a las del resto del mundo. No obstante el dinamismo del sector externo no consiguió impulsar el crecimiento del conjunto de la economía. Así, tras el cambio estructural, los saldos para la economía mexicana no son los que se esperaban: el Producto Interno Bruto creció a 2.26% anualmente en promedio de 1983 a 2002, contra 6.07% de 1935 a 1982. El PIB per cápita lo hizo a  0.35% como promedio anual, frente al 3.14% de 1935 a 1982.

Este bajo desempeño económico ocurre, además, en plena transición demográfica, cuando el país enfrenta la mayor oferta de mano de obra y la mayor demanda de bienes y servicios de su historia.

Para México es esencial replantear su futuro en la globalización y las posibles alternativas que se pueden plantear. Es necesario revisar la forma y los ritmos de nuestra inserción en la globalización. Hace 50 años el PIB per cápita de los latinoamericanos era 3 veces superior al de los habitantes del Este asiático; ahora es la mitad y la bifurcación se inició en los ochenta, con la adopción en nuestro subcontinente de los postulados del Consenso de Washington y la adopción por aquella región oriental de un modelo diferente.

 

El sentido del Centro de Estudios Globales y de Alternativas para el Desarrollo de México

 

Si bien el proceso de la globalización es una realidad indiscutible, también es válido afirmar que pueden criticarse las hipótesis y explicaciones sobre el actual cambio del mundo y sus implicaciones nacionales o regionales, así como las estrategias que han puesto en práctica los países desarrollados y los organismos multilaterales para darle coherencia y sentido.

México ha invertido considerables esfuerzos políticos y sociales para insertarse en este proceso. Con costos sociales y productivos elevados, nuestro país forma parte del nuevo panorama mundial de intensa interdependencia económica, financiera y social que llamamos globalización y el Estado ha persistido en plantear a la globalización nacional como un componente primordial de su estrategia de desarrollo y de su política exterior. Lo que no se ha logrado, es precisar los términos políticos y estratégicos del debate y de la deliberación que lo anterior implica, mientras que, por otro lado, las decisiones fundamentales adoptadas no se han traducido en un crecimiento económico sostenido que pudiera sustentar un desarrollo social y humano satisfactorio y a la altura de los costos y las expectativas que trajo consigo la mutación estructural de México.

Contribuir a la discusión de las rutas intentadas por diferentes países, así como a la búsqueda de estrategias y alternativas de desarrollo dentro de la globalización supone un esfuerzo intelectual riguroso y sostenido a la vez que una sistemática labor destinada a estimular la comunicación con y entre los actores económicos, políticos, intelectuales y sociales del proceso.

 

Las tareas del CEGADEMEX.
  • Analizar y documentar las experiencias y trayectorias nacionales de inserción en el cambio globalizador en las diferentes regiones del mundo.
  • Convocar a diálogos entre investigadores, responsables en la toma de decisiones, empresarios, formadores de opinión, así como organizadores y dirigentes políticos y sociales, sobre las políticas económicas para el desarrollo de México en el marco del proceso globalizador.
  • Analizar los escenarios de una mayor integración en Norteamérica, así como sus alternativas y complementariedades a nivel continental.
  • Mantener un examen sistemático de las decisiones que adopta la Unión Europea como referente fructífero para el diseño de alternativas en la globalización.
  • Promover el intercambio académico con instituciones extranjeras para el estudio de las múltiples facetas de la globalización y sus variantes en diferentes países.
  • Desarrollar proyectos de docencia, capacitación y actualización, en coordinación y cooperación con otros centros de investigación de la UNAM, otras instituciones de educación e investigación de México y el resto del mundo.
  • Vincular a la UNAM con organismos e instituciones multilaterales y universidades y agencias gubernamentales del resto del mundo que enriquezcan el debate y converjan en actividades conjuntas.

Facultad de Economía UNAM, Edificio B, planta baja.