Enrique Semo Calev llegó a México en 1942, a la edad de once años, hijo de una familia búlgara perseguida por el fascismo. En sus propias palabras “México significó para mi y mi familia la vida frente a la muerte que asolaba a Europa y la libertad frente al racismo y las persecuciones que imperaban en el viejo continente y que habían marcado mi infancia. Estudié desde el quinto año de primaria hasta segundo de secundaria en el Colegio Cristóbal Colón de los hermanos de la Salle. Mi adolescencia y juventud transcurrieron en un ambiente de tolerancia y simpatía. Nunca tuve ninguna muestra de discriminación por motivos religiosos o nacionales por parte de mis maestros o de mis compañeros.” Terminó sus estudios de preparatoria en la escuela pública. Su fascinación por la historia de México y los problemas económicos y sociales contemporáneos que se manifiestan en su producción intelectual; estuvieron siempre ligados con su compromiso con el pueblo de México, su patria adoptiva.

 

Enrique Semo estudió economía en la Escuela Superior de Derecho y Economía en Tel Aviv, Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM en la cual se recibió con mención honorífica en 1962 y obtuvo el título de Doctor en Historia Económica en la Universidad Humboldt de Berlín con la mención de Magna Cum Laude en 1970.

El Dr. Semo ha contribuido en forma decisiva al impulso de la Historia Económica como disciplina académica en el país. Antes de los años setenta se produjeron algunas obras importantes en este campo, pero se trataba de esfuerzos aislados y esporádicos. No fue sino a partir de esa década cuando el número de investigadores en esta disciplina se multiplicó, la materia entró a formar parte de los planes de estudio de muchas facultades y se comenzaron a escribir numerosas tesis y libros sobre ese tema.

Enrique Semo fue uno de los principales artífices de ese proceso. Sus obras, sus aportaciones en la formación de investigadores y su contribución a la fundación y consolidación de instituciones afines fueron decisivas. Asimismo, ha construido un enfoque de la historia económica que fue desarrollando con los años y cuya tesis fundamental es que las relaciones económicas, sociales, políticas y culturales forman parte de un todo inseparable, y que la historia económica no es sino la historia humana en su totalidad observada desde una problemática particular: la forma como las sociedades se organizan para producir, distribuir y consumir los bienes y servicios que necesitan. El punto de partida de su pensamiento no es el individuo y sus preferencias, sino la sociedad.

Semo se interesa en los tiempos largos y los grandes agregados como son la historia antigua y la colonial, más que en expresiones microhistóricas o coyunturales. Su atención se centra en los ciclos de auge y de crisis que se suceden a lo largo de los siglos y en particular los períodos en los que se combinan dos géneros de vida. El mercado y el capitalismo y la economía de subsistencia, tradicional, precapitalista y campesina, como ha sucedido en la mayor parte de nuestra historia desde el siglo XVI hasta finales del XIX e incluso en nuestros días. Quizás una de las claves de la historia económica de México y de América Latina esté en la combinatoria de esos contrarios y su evolución. En la persistencia de instituciones, culturas, mentalidades, a veces milenarias, que coexisten con la dinámica vertiginosa del capitalismo. Y la otra clave es la inserción asimétrica, desigual, de nuestros países en la economía-mundo, cada vez más amplia y compleja.

Concibe la historia económica de México como una sucesión de sistemas cualitativamente distintos. Pero contrario a cualquier enfoque estructuralista, registra la presencia de fenómenos híbridos y destaca la continuidad de instituciones, ideologías, mentalidades y prácticas que trascienden en el tiempo y el espacio, a la sucesión de sistemas.

Por la persistencia de instituciones materiales y culturales de esa época en etapas posteriores, la historia económica de México debe comenzar con el estudio de su antigüedad, que tuvo la peculiaridad de transcurrir en un continente sin contactos duraderos con el viejo mundo y que seguía viva en pleno siglo dieciséis, cuando las Civilizaciones Antiguas habían desaparecido en Europa y en el Cercano Oriente desde hacia un milenio. Su historia económica de la antigüedad está contenida en el libro, LOS ORÍGENES. De los cazadores y recolectoras a las sociedades tributarias 22000 A .C. a 1521 D. C , UNAM/Océano, México 2006 .

Para Enrique Semo, a partir de 1521 comienza la historia de la lenta y desigual fusión de culturas (en el sentido antropológico de la palabra) en el continente americano. La heterogénea resistencia de los pueblos autóctonos imprime un carácter de conquista a todo el período colonial, el cual está indisolublemente ligado a procesos de aculturación de la población local. La Colonia hereda las formaciones tributarias del mundo antiguo mesoamericano y del Antiguo Régimen feudal-mercantilista que predominaba en España. Esta etapa es estudiada en el libro Historia del capitalismo en México los inicios 1521-1763 , Ediciones Era, México 1973 y SEP 1980. Dicho libro ha alcanzado un tiraje de cerca de 100,000 ejemplares, ha sido traducido al inglés y al japonés, y fue editado en Cuba por Casa de las Américas.

El período que va de 1780 a 1880 constituye un siglo de lento desarrollo del capitalismo y de consolidación del Estado Nacional en una era de auges y depresiones económicas y de activismo político, véase “ La Reforma : de cómo se salvó la hacienda y la comunidad campesina también” (2007); ”La minería y la agricultura en México 1760- 1810 (1968) ; “ Comunidad, hacienda y rancho en el siglo XIX” (1991) ; Introducciones a las obras de Manuel Payno y Dos obras de Francisco Pimentel (1995 ) y a partir de 1880 se inicia la historia del modo de producción capitalista industrial en México.

Semo considera que para construir a México como un objeto significativo de la historia económica mundial, debe tenerse siempre en cuenta su pertenencia, en condición de dependencia, desde 1521 a un sistema económico internacional cuyas variaciones lo afectan decisivamente. La dinámica del capital internacional choca con el desarrollo de las clases sociales internas produciendo lo que llamamos historia nacional.

Persiguiendo siempre el contrapunteo entre los sistemas y las instituciones, Enrique Semo ha escrito abundantemente, abordando diferentes temas y periodos de la historia de México: las haciendas, el nexo existente entre las tres Revoluciones Mexicanas, los movimientos sociales campesinos, el contenido social de la Reforma , la periodización de la historia de México. En cada caso, ha buscado probar los alcances y límites de sus tesis centrales, desarrollarlas, integrar los avances alcanzados en los últimos años y definir su relación con otras corrientes. El resultado es un pensamiento que evoluciona y se corrige constantemente.

Otro tema que Enrique Semo ha desarrollado es la historia de la izquierda mexicana desde 1950 a nuestros días. La tesis central de sus investigaciones postula que la izquierda parte inseparable del sistema político, es una posición y una práctica en la política que se propone luchar contra los privilegios y la desigualdad sociales. Evoluciona y se transforma respondiendo a los cambios de éste, y su desarrollo sólo puede comprenderse en el marco de esos cambios. Sobre esta materia publicó cinco libros: Viaje alrededor de la izquierda , Editorial Nueva Imagen, México, 1988; Entre crisis te veas , Editorial Nueva Imagen 1988; Crónica de un derrumbe. Las revoluciones inconclusas del Este , Editorial Grijalbo, México 1991; La búsqueda I. La izquierda mexicana en los albores del siglo XXI ; Editorial Océano, México 2003; La búsqueda II. La izquierda y el fin del régimen del partido de Estado, 1994-2000 , Editorial Océano, México, 2005. El primero de estos libros analiza la historia de las organizaciones de izquierda en los años setenta y principios de los ochenta. El segundo es una aproximación a sus diferentes corrientes de pensamiento. Crónica de un derrumbe es el fruto de un año de investigaciones de campo sobre la caída del socialismo en Europa del Este. Los dos últimos tratan sobre la izquierda contemporánea en el país.

Como parte de acuerdos de intercambio firmados entre la UNAM y universidades extranjeras, ha sido investigador y maestro invitado y de planta de diversas universidades en el mundo. Así, fungió como profesor visitante en la Universidad Humboldt de Berlín (1968-1971), Universidad Libre de Berlín (1976-1977); Universidad de Texas en Austin (1989), Universidad de Chicago (1994 y 1984), Universidad de California (1989-1990), en Berkeley (1983) y en la Jolla (1989); así como en La Trobe (1985), Australia y en la Universitá degli Studi de Firenze en Italia (1988). Ganó por concurso una plaza de maestro senior en la University of New Mexico in Albuquerque (1991-1996). Ha dado cursos y conferencias en el Instituto de América Latina de Moscú (1970) y la Universidad Szeged de Hungría (1970). Ha enseñado por más de un semestre en varias Universidades nacionales como son la de Puebla, Sinaloa, Ciudad Juárez. En las Universidades extranjeras enseñó en inglés y alemán.

Sus múltiples actividades han sido objeto de importantes distinciones académicas. Es Investigador Nacional del SNI desde su fundación en 1984, primero Nivel II y a partir de 1990 Nivel III hasta el presente. Es Maestro Emérito del Colegio de Jalisco, Maestro Emérito de la University of New Mexico in Alburquerque, Maestro Emérito de la Universidad de Ciudad Juárez, Doctor Honoris Causa de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. También ha sido distinguido con las becas John D. and Catherine T. MacArthur Foundation (1987), John Simon Guggenheim Memorial Foundation (1987), Social Science Reaserch Council (1984-1985) y la Thinker (1984). La Universidad Humboldt le otorgó la medalla Hegel en 1971 y en la Universidad de Sinaloa recibió el reconocimiento por su dedicada contribución a la creación de la Maestría en Historia Regional (1999).

Un objetivo constante de su quehacer ha sido la formación de investigadores a través de seminarios y obras colectivas que han tenido gran difusión. Y han servido de texto en muchas instituciones ( Siete ensayos sobre la hacienda mexicana; INAH, México, 1975 ; México: Un pueblo en la historia. Ocho tomos; Editorial Nueva Imagen, México, 1980; Historia de la cuestión agraria. Dos tomos ; Siglo XXI, México, 1988; Historia económica de México. 13 Tomos , UNAM/Océano, México, 2004 ). La primera obra narra una historia de México cuyo actor principal es el pueblo. La segunda, aborda la estructura del campo mexicano en el período que va de 1810 a 1910. Los Siete ensayos se ocupan del estudio de la hacienda mexicana en sus diversas manifestaciones en el período 1780-1880. Los 13 tomos de la Historia Económica abarcan desde la antigüedad hasta el año 2000 y se desarrollan con un doble enfoque: sistémico, el primero, y el segundo por ramas de la economía. Alrededor de esas obras se realizaron seminarios, algunos con duración de tres años. Los numerosos participantes de ellos forman parte distinguida del profesorado de la Facultad de Economía y del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM , casi todos con grado de Doctor, así como de muchas otras universidades de provincia. Hasta la fecha, ha dirigido o formado parte del jurado de 33 tesis de grado.

Ha fundado cuatro instituciones académicas a cuyo desarrollo dedicó muchos años. En la Facultad de Economía fue el primer Jefe de la División de Estudios Superiores (1972-1975). Durante su gestión se recibió la primera generación de 28 estudiantes de maestría. Fue también fundador del programa de Doctorado, elaborado en julio y agosto de 1976 e inaugurado el 18 de octubre de ese año. Fue así como la Escuela de Economía obtuvo el rango de Facultad siendo director José Luis Ceceña. Contribuyó activamente a la elaboración del plan de estudios de 1974 para la Licenciatura. Entre 1980 y 1982 creo el Centro de Estudios Contemporáneos en el Instituto Científico de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en el cual se reunieron semanalmente investigadores de alto nivel como José Aricó, Jorge Castañeda, Ilán Semo, Enrique Montalvo y Marco Bellingeri, entre otros. El Centro produjo en tres años 9 libros y varias tesis.

En 1984-1986 contribuyó a la fundación de la maestría en Historia Regional de la Universidad Autónoma de Sinaloa. La elaboración de los programas y la selección de los alumnos estuvieron a su cargo. Durante dos años dio cursos intensivos en este programa. Diez años después hizo lo mismo con la fundación de la Licenciatura en Historia en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

También participó en la dirección y/o los consejos editoriales de revistas afines a la Historia Económica y las Ciencias Sociales. Durante más de dos décadas dirigió y después fue miembro del Comité Editorial de la influyente revista Historia y Sociedad, en la cual participaron algunos de los pensadores sociales más importantes del continente. Esta revista tuvo una difusión amplia en toda América Latina y aún es consultada. Siguieron Política , Historias , El Buscón , Aztlán del Centro de Estudios Chicanos de la Universidad de California en Los Ángeles, Dialéctica , Memorias , Fractal , Trayectorias de la UANL , Fronteras de la UACJ , A Pie y Metapolítica , entre otras.

También dedicó importantes esfuerzos a la divulgación de la historia en artículos en la revista Proceso y el diario La Jornada. En ellas publicó más de setenta artículos acerca de la historia de México o la Historia Universal , siempre en relación a las investigaciones que estaba realizando.

Junto a los grandes agregados ha analizado temas de la coyuntura contemporánea. En ese quehacer ha escrito en periódicos y revistas como El Día, Excelsior, Política, El Universal, Proceso, La Jornada. Al publicar más de 500 artículos sobre coyuntura económica social y política ha fungido durante largos periodos como líder de opinión. Ha participado en más de 100 programas de radio, y ha sido entrevistado o ha participado en mesas redondas en la televisión nacional y extranjera. La combinación del estudio de los tiempos largos en el pasado con la coyuntura en el presente es una particularidad de su visión del mundo.

Ha sido miembro de la comisión de Dictaminadores de la Facultad de Ciencias Políticas y de la Facultad de Economía y en el departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras, en más de cinco ocasiones . Miembro del Jurado Calificador para el premio nacional de la Universidad en Ciencias Económicas y Administrativas. Asimismo, ha participado en múltiples comités de evaluación de estas instituciones y ha sido vicepresidente y presidente de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe. También fue corresponsal de la revista Proceso en Estados Unidos.

Para Enrique Semo la actividad docente ha sido considerada siempre como aspecto central de su compromiso académico y ha dedicado muchas horas a las clases impartidas en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en la Facultad de Economía, en la Universidad de Ciudad Juárez, en la Universidad Autónoma de Puebla y en la Universidad Autónoma de Sinaloa. Lo mismo puede decirse sobre su actividad en las Universidades extranjeras. Durante cerca de cincuenta años ha dado más de 120 cursos de las más diversas materias en Posgrado y en Licenciatura. Los temas preferidos de su docencia han sido: Economía Política, Filosofía de la Historia ; Historia de América Latina en sus diferentes períodos; Historia de México prehispánico colonial, moderno y contemporáneo; Historia Universal, sociedades tributarias en Europa y Asia y siglo XIX; Historia del Socialismo en el siglo XIX y XX; Historia de la Hacienda Mexicana ; Problemas Agrarios de México en el siglo XIX y XX; Problemas Sociales y Económicos del México Contemporáneo; Cultura, Economía y Sociedad. Además ha dirigido muchos seminarios sobre temas específicos como son:”Introducción a la sociología económica de Max Weber”, “Emile Durkheim y sus aportaciones a la historia económica”,“Vida y obra de J. A. Schumpeter”; “Actualidad de la Obra de Isaiah Berlín”; “Los escritos juveniles de Carlos Marx”; “Capitalismo, Historia de un concepto problemático”. En ese quehacer ha establecido una relación humana con sus alumnos que durante muchos años han recurrido a sus consejos.

El Dr. Semo ha dado múltiples conferencias y ha asistido a muchos congresos en México y en muchos países del mundo. En los sesentas, después de regresar de Israel, dio conferencias sobre el Cercano Oriente, el movimiento cooperativo de Israel y problemas agrarios de la región. Más tarde tomó como centro de sus exposiciones la historia económica de México y la historia colonial en particular. Muchas de esas conferencias fueron dadas en Alemania. Participó en el XIII Congreso Internacional de Historiadores con una ponencia sobre “Minería y agricultura en la Nueva España ” en octubre de 1970. Después se sucedieron las conferencias sobre diferentes temas de historia económica mundial y regional en diferentes lugares. También asistió a seminarios especializados organizados por diferentes universidades norteamericanas. Así, en mayo de 1984 estuvo en San Diego California en el Coloquio la Izquierda y la Crisis en México con la ponencia “La izquierda mexicana 1982- 1984” . A mediados de 1985 estuvo en la universidad de La Trobe en Melbourne, Australia, donde dictó buen número de conferencias sobre diferentes temas de México. En los años noventa dio conferencias sobre el problema agrario, los movimientos campesinos y la política actual de México. El Dr. Semo participó activamente en 254 congresos, coloquios y conferencias en el país y en el extranjero y también en 46 presentaciones de libros.

También ocupó cargos en la administración del gobierno del Distrito Federal. Fue Coordinador de Asesores y Director del Instituto de Cultura del gobierno del Distrito Federal, y creada la Secretaría de Cultura fue su Secretario durante cuatro años (2000-2005). Anteriormente fue jefe de estadísticas del Seguro Agrícola Integral en la Secretaría de Agricultura durante cuatro años (1957-1962). Ha sido miembro de numerosos jurados calificadores de trabajos para el otorgamiento de premios correspondientes, como son el premio Francisco Javier Clavijero, el premio del bicentenario del natalicio de Juárez, el premio Guillermo Russet de la Universidad de Ciudad Juárez, y todos los premios otorgados por el Instituto Nacional de Estudios de las Revoluciones Mexicanas.

 

SEMBLANZA
Inicio | Libros | Arículos en Periódicos |Artículos Científicos | Obras Coordinadas| Foro| Indice |